viernes, 24 de agosto de 2012

5 consejos para un buen rendimiento estudiando en la Universidad o Colegio



Bueno, les traigo cinco consejos con los que me he topado...en realidad son tres los otros dos los añadí....de otros lares, en todo caso te servirán mucho a mi me funcionan es lo que yo aplico y personalmente mis notas han subido y todo ello... comencemos:


Si estás en el colegio y te quedó alguna materia colgada, o si dejaste algún final de la facu para darlo en julio, vas a tener que estudiar bastante para llegar bien preparado y ahuyentar el fantasma de los aplazos. 

La buena noticia: eso no significa que tengas que sacrificar tus momentos de diversión y descanso, ni quemarte las cejas leyendo libros y apuntes durante tres meses. ¿Te dejaste estar durante el año o se te complicó meter todas las materias de una? Ya es tarde para arrepentirse. En todo caso, buscarás la manera de ponerte un poco más las pilas después. Ahora es momento de preparar los finales pendientes y, para eso, la ansiedad y la desesperación suelen ser malos compañeros. 

Que la preocupación y la angustia no te arruinen el verano. Mejor, sigue estos consejos y seguro vas a lucirte en los exámenes sin dejar de disfrutar de las vacaciones. 



1. Planifica tu estudio. 
 

La improvisación rara vez da resultado en estos casos. Así que empieza por evaluar la situación de la que partes (cuáles son los contenidos del programa y su grado de dificultad, la exigencia del docente, el tiempo del que dispones) y ármate un cronograma semana por semana con los temas a repasar y posibles ejercicios o tareas. 






2. No memorices, comprende. 



De poco sirve leer tratando de memorizar datos si uno no capta el sentido de los conceptos e ideas. Al momento de abordar cada contenido, lo mejor es seguir los siguientes pasos: comprender el tema, procesarlo (relacionarlo con otros, ponerlo en contexto, imaginar ejemplos, etcétera), retenerlo (a través de los repasos) y reproducirlo (o sea, ensayar tus respuestas a posibles preguntas del profesor). Establece un orden y si no entiendes algo, consulta con algún compañero o docente antes de continuar. 






3. Identifica lo más importante. 


Libros, fotocopias, notas tomadas en clase: el material para preparar un final puede parecerte muy largo. Pero la clave pasa por hacer, primero, una lectura rápida de los textos de cada tema, con el objetivo de entender la idea general. Y después, jerarquizar los conceptos por su importancia, separando lo principal de lo secundario y poniendo el foco en las nociones centrales. 










4. Arma un resumen. 


Esta tarea es “el corazón” de la preparación de un examen. Si la haces bien, tienes ya gran parte del camino recorrido. Volcar lo que comprendiste en un resumen o un esquema no sólo te va a ayudar a reducir toda esa maraña de textos en una hoja (o unas pocas) que condense lo principal, también te va a permitir desarrollar una mirada global, una visión de conjunto que conecte los distintos temas. Usa los recursos que a vos más te sirvan (flechas, dibujos, abreviaturas, mayúsculas, subrayados) y no pierdas de vista dos criterios básicos de un buen resumen: claridad y capacidad de síntesis.
 




5. Sé ordenado y disciplinado. 



No quiere decir que tengas que pasarte madrugadas enteras a puro mate o café para no dormirte mientras estudias. Al contrario: un buen descanso es fundamental para estar concentrado y atento. La disciplina, la constancia y el orden implican, por ejemplo, cumplir con el calendario que trazaste al comienzo y mantener espacios y momentos de estudio (no tirado en la reposera frente al mar ni apretujado entre los pasajeros del subte en hora pico) en los que te sientas cómodo y sin distracciones. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

SÍGUENOS EN: